Como runner, el progreso continuo mantiene tu rutina de ejercicio interesante e incrementa aún más tu nivel de condición física.

Por tal razón, te mencionamos cinco ideas divertidas para seguir desafiándote a ti mismo(a) cuando sales a correr:

Te recomendamos: Correr con un resfriado, ¿es bueno o malo para la salud?

1. Encuentra un área de debilidad

Identifica un grupo muscular que desearías tonificar o una aptitud física que te gustaría desarrollar. Para hacerlo puede evaluar el nivel de cada uno de los componentes clave de la condición física: resistencia cardíaca, fuerza muscular, flexibilidad, equilibrio y agilidad, y luego tomar medidas para mejorar el área que se encuentra en último lugar.

2. Lleva esa actividad que amas a un nuevo nivel

Como corredor o corredora, considera entrenar para un medio maratón o triatlón. Por ejemplo, existen clubes de ciclismo que organizan paseos en grupo, donde puedes explorar rutas panorámicas, mejorar tus habilidades y hacer nuevos amigos que compartan tu pasión.

3. Domina una nueva actividad

Si te apasiona correr, sumérgete en la natación; o si también te gusta el ciclismo, considera ir de excursión.

4. Haz ejercicio por una buena causa

Regístrate para correr en un evento que recaude dinero para una causa que valga la pena y cuyo alcance te ponga a prueba. Por ejemplo, si estás acostumbrado(a) a correr 5K, busca una carrera de 10K.

5. Sumérgete en los deportes extremos

Por último, si realmente deseas pensar en algo nuevo, investiga los eventos de deportes extremos que te desafiarán en un nivel completamente distinto y, al mismo tiempo, te harán pasar un buen rato. Las opciones abarcan una gama muy amplia, desde parkour o skateboarding, hasta rutas de obstáculos de 1.5 km de duración. Incluso podrías considerar crear tu propio desafío y pedirle a amigos y familiares que se unan a ti.

 

Fuente: Health Day News

Comments

comments

Compartir