Correr es un deporte que brinda grandes beneficios. Sin embargo, para potenciar sus bondades debe complementarse con otras disciplinas y ejercicios.

Un adecuado entrenamiento en el plan de todo corredor debe incluir al menos un par de sesiones de entrenamiento de fuerza a la semana. Y en este apartado un movimiento que destaca por su efectividad son las sentadillas.

Las sentadillas son un ejercicio simple, pero muy efectivo para adquirir fuerza funcional en varias partes del cuerpo. Lo que las convierte en una pieza importante para cualquier corredor, así como para todo deportista, en general.

Te recomendamos: 5 ejercicios caseros que previenen lesiones en corredores

Los principales beneficios que pueden obtener los corredores de las sentadillas son:

1 Ayudan a mejorar la zancada.- Realizar sesiones de sentadillas permite que las piernas asimilen el esfuerzo para dar una zancada más eficiente, y si se desarrollan estos ejercicios con desplantes, su beneficio será mayor.

2 Benefician la postura.- La postura de un corredor es esencial para mejorar el rendimiento y reducir el riesgo de lesiones. Las sentadillas ayudan a que el tronco se mantenga recto al correr.

3 Fortalecen la cadera.- La cadera juega un papel fundamental en los corredores, ya que evita que el cuerpo se ‘mueva’ al correr. Al trabajar la cadera, se pueden dirigir los movimientos con mayor eficacia.

4 Fortalecen los glúteos.- El trabajo físico que se desarrolla en esta parte del cuerpo es importante para mejorar la técnica al correr.

5 Fortalecen las piernas.- Piernas fuertes es sinónimo de una mayor potencia y una zancada más eficiente.

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir