Durante estas vacaciones de verano, hay pocas cosas más gratificantes que pasar tiempo de calidad con la familia. Y el deporte es una de las mejores maneras de divertirse al máximo.

Practicar un deporte en familia no solo resulta en horas de diversión, también es una excelente oportunidad de gozar sus beneficios e inducir a los más pequeños a un estilo de vida activo.

Te recomendamos: ¿Cómo combinar el deporte con las responsabilidades diarias?

Uno de los beneficios del deporte es que favorece la conciliación familiar, además, ayuda a mejorar la psicomotricidad, la salud y la autoestima de los más pequeños, y a los papás les viene bien para ejercitarse.

Mejores opciones

Algunas de las mejores opciones para practicar deporte en familia son:

1 Natación.- Es un deporte que los padres pueden enseñar a sus hijos desde los primeros meses de vida. La inmersión en el agua puede recordarle al útero materno durante el embarazo, por lo que les resultará cómodo cuando son bebés. Con ayuda de la natación, los niños fortalecerán sus músculos y mejorarán su salud cardiovascular.

2 Senderismo.- Esta actividad combina el hecho de practicar deporte y disfrutar de la naturaleza. El senderismo ayuda a ejercitarse y enseñar a los niños cosas sobre el entorno, como la vegetación o los animales. Las salidas deben planificarse adaptando la distancia a las edades de los más pequeños.

3 Tenis.- Es un deporte divertido que se puede practicar con los más pequeños a partir de 5 o 6 años, cuando ya adquieren un cierto nivel psicomotricidad.

4 Patinaje.- Puede ser una de las alternativas más divertidas. Cuando se practique no se debe olvidar la protección pertinente para evitar lesiones. Los patines mejoran el equilibrio y la coordinación de adultos y niños.

5 Ciclismo.- Perfecto para practicar al aire libre. La bici mejora el sistema cardiovascular.

 

Fuente: Guía Fitness

Comments

comments

Compartir