Las piscinas son los lugares por excelencia en donde se practica natación, ya que son pocas las personas que cuentan con la oportunidad de tener al mar cerca de sus hogares.

Y algo que no es secreto para nadie es que entrenar en piscinas nos expone constantemente a estar en contacto directo con las sustancias químicas que se utilizan para tratar el agua.

Pese a que la tecnología ha evolucionado para crear químicos que resultan menos dañinos para la piel de las personas, el cloro sigue siendo el principal componente en las sustancias que se emplean en el tratamiento del agua en las piscinas.

Te recomendamos: Aprende a preparar tus metas de entrenamiento en natación

Nuestra piel es la más afectada al nadar de manera prolongada en agua tratada con cloro. Siendo víctima de un efecto secante, lo que puede irritarla. Algunas personas tienden a ser más susceptibles que otras, cierto, pero es mejor tomar algunas medidas para cuidar nuestra piel:

1 Hidratarse bien

La deshidratación puede hacer que nuestra piel sea más susceptible a daños ocasionados por el cloro de la piscina. Así que, si tu sesión es más larga de 60 minutos, debes adicionar a tu hidratación alguna bebida deportiva que contenga sales minerales y electrolitos. Para aquellas sesiones de entrenamiento más cortas, el agua será suficiente. Procura tomar líquidos cada 15 minutos mientras estés en la piscina.

2 Enjuaga bien tu cuerpo

Tras finalizar tu sesión de entrenamiento, debes pasar unos minutos bajo la ducha enjuagando bien tu piel, eliminando todo residuo de cloro que pudieras traer encima.

3 Lava tus bañadores

Procura mantener bien lavados tus bañadores. Así durarán mucho más tiempo y podrás eliminar la fuente de posibles irritaciones.

4 Dúchate antes de entrar en la piscina

Ducharse antes de lanzarse al agua protegerá a tu piel de absorber productos químicos. Algunos investigadores exponen que nuestra piel y cabello son como esponjas, por lo que mojarlos con agua fresca puede que prevenga la absorción del cloro a través de ellos.

5 Usa alguna solución de vitamina C

Esta es una de la propiedades menos conocidas de la vitamina C. Su estructura química neutraliza los efectos del cloro.

 

Fuente: Entrenamiento

Comments

comments

Compartir