La escalada, en especial la que se practica en lugares bajo techo -también llamada escalada indoor-, se ha convertido en una práctica popular durante los últimos años.

Se trata de una forma de escalada que nació como una alternativa a la escalada tradicional, realizada en actividades como el montañismo.

Te recomendamos: ¿Cómo puedo combinar entrenamiento de fuerza y resistencia?

En lugar de escalar en roca o al aire libre, la escalada indoor ofrece un desafío similar pero contando con características especiales de seguridad y comodidad, ya que en casi cualquier ciudad se pueden encontrar sitios dónde practicarla.

Beneficios

Básicamente, es una actividad que consiste en realizar ascensos sobre paredes, valiéndose de la fuerza física y mental propia.

Practicarla con frecuencia puede ofrecer diversos beneficios, ya sea como complemento para las personas que practican algún deporte o bien para quienes no practican deporte alguno:

1 Agarre.- Permite mejorar el agarre con los pesos, ya que la escalada ayuda a incrementar los niveles de fuerza tanto en antebrazo como en la mano.

2 Despeja la mente.- Es un desafío diseñado para ser completado utilizando el cuerpo. Sin embargo, también implica tanto a la mente que, para descifrar la vía más adecuada para seguir avanzando, permite despejar la mente por completo.

3 Estabilidad.- Ayuda a fortalecer el core al conseguir que el cuerpo se mantenga estable al mantener la vertical. Para lograrlo, todos los músculos estabilizadores deben trabajar de forma intensa y eficiente.

4 Fortaleza.- Su práctica representa un fuerte desafío físico, el cual activa a una gran cantidad de músculos debido a todos los movimientos que se deben realizar en ángulos diversos. Permite trabajar la musculatura del tren superior, la espalda, trapecio, dorsal, deltoides y los antebrazos, entre otros.

5 Movilidad articular y flexibilidad.- Avanzar por determinadas paredes exige al cuerpo que consiga posturas que antes no había realizado, por lo que las articulaciones estarán más lubricadas y activas que nunca, mejorando con ello la elasticidad y flexibilidad.

 

Fuente: SportLife

Comments

comments

Compartir