Entre las personas que recién buscan iniciarse en la práctica de natación, quizá salte a la vista el hecho de que la mayoría de nadadores utilizan gorros.

Junto con las gafas de natación, los gorros son uno de los accesorios que se pueden encontrar en la mochila de entrenamiento de casi cualquier nadador. Pero, ¿de verdad es importante su uso?

Si bien no se trata de un requisito indispensable para practicar natación -perfectamente se podría prescindir de él- lo cierto es que su uso aporta una serie de beneficios que explican su popularidad.

Te recomendamos: ¿Cómo debo calentar y estirar cuando voy a nadar?

No se trata de un simple aditamento de adorno o un gasto innecesario. Los gorros de natación ayudan a:

1 Mantener una adecuada higiene

Su uso sirve para que no caiga cabello al agua, lo cual es un aspecto de suma relevancia si practicas natación en una alberca pública. Asimismo, retira el cabello de la cara para que este no moleste mientras nadamos.

2 Proteger al cabello del cloro

De acuerdo con un estudio realizado por especialistas de la Universidad de Waterloo, en Canadá, entre mayor contacto tenga el cabello humano con el cloro, más daño recibirá. Los gorros ayudan a reducir la exposición de nuestro cabello al agua clorada de las piscinas. Esto minimizará los efectos dañinos de los químicos de la alberca en tu cabello.

3 Fijar mejor las gafas de natación

Este accesorio ofrece un amarre vital para que las gafas de natación queden bien ajustadas y no se caigan a mitad del entrenamiento.

4 Potenciar la hidrodinámica

Aunque este beneficios es poco conocido por muchos, se trata de uno de los más importantes. Los gorros de natación pueden ayudar a mejorar las marcas personales. Esto se debe a que el gorro reduce la resistencia al agua mientras nadamos.

 

Fuentes: Natacioncs, Muy Fitness

Comments

comments

Compartir