Cuando se comienza a practicar un nuevo deporte o actividad física, es común cometer algunos errores. El caso de la natación no es la excepción.

Ya sea debido al ímpetu que supone un nuevo tipo de entrenamiento, a un mal asesoramiento o a una deficiente ejecución en la técnica, las personas que recién comienzan a practicar natación pueden llegar a cometer una serie de errores comunes.

Te recomendamos: 6 tips para ayudar a nadadores principiantes a progresar rápido

Con la finalidad de detectarlos y corregirlos a tiempo, a continuación te compartimos algunos de los errores básicos que suelen estar presentes durante los primeros días de trabajo en la piscina:

1 Abusar de los materiales de entrenamiento.- Nadar con ayuda de palas, pullboy o aletas, en exceso, provoca que los nadadores se acostumbren a las variaciones en la posición del cuerpo, en la velocidad de nado y en la coordinación del estilo y, al nadar sin estos materiales el cuerpo pierde alineación, ofrece más resistencia al avance y empeora su coordinación.

2 Entrenar de 0 a 100 desde el día 1.- Querer nadar como todo un profesional desde el inicio es un error típico. Empezar con demasiado ímpetu provocará que a corto plazo mentalmente no resistas o, casi con toda probabilidad, te lesiones. Los entrenamientos deben empezar siendo muy ligeros, e ir aumentando en intensidad paulatinamente.

3 No entrenar las piernas de forma aislada.- Evitar trabajar de forma aislada las piernas significa perder entre el 10 y 15% de la velocidad de nado. Entrenar las piernas en el agua cumple una doble función: mejorar el nivel en la piscina y ‘soltar’ las fibras musculares de las piernas en los ángulos usados al pedalear o correr.

4 Respirar siempre hacia el mismo lado.- La mayoría de los nadadores tienen más facilidad y dominan más un lado que el otro al respirar, pero respirar únicamente por un lado puede provocar una sobrecarga del cuello, la espalda y el hombro contrario al lado de la respiración. Además, la longitud de la brazada será menor también sobre el lado donde no hay respiración, por tanto respirar bilateralmente hará que mantengas la longitud de brazada en los niveles más altos posibles.

 

Fuente: Triatlón Online

Comments

comments

Compartir