Ya sea porque se busca disfrutar al máximo las vacaciones, se quiere empezar a complementar un programa de entrenamiento cruzado o bien solo por el gusto, aprender a nadar es un excelente desafío para cualquier persona.

A pesar de lo que muchos piensan, ninguna edad es tardía para comenzar a nadar desde cero. Adultos mayores, de mediana edad, jóvenes y niños pueden aprender a nadar con solo seguir unos cuantos pasos.

De entrada, la primera recomendación es acudir con un entrenador que posea el conocimiento suficiente, tanto para poder enseñar a nadar, como para gestionar los posibles momentos de estrés que puedan producirse a lo largo de esta etapa.

Te recomendamos: 4 errores frecuentes al comenzar a practicar natación

Aunque cada persona aprende a su respectivo ritmo, algunos consejos que pueden facilitar las lecciones de natación son:

1 Aprender a flotar

Flotar es lo que brinda más confianza a las personas que recién comienzan a nadar. Para aprenderlo, se comienza sujetándose con los brazos al bordillo de la piscina y dejando que las piernas floten. Una vez se haya desarrollado esta habilidad se comenzará a practicar con el tronco superior, hasta que se consiga con todo el cuerpo.

2 Perder el miedo

Se trata de un paso fundamental para poder tirarse a la piscina y aprender a nadar. La clave radica en empezar por meterse paulatinamente al agua, ubicando siempre cuáles son las áreas más profundas de la piscina y, las primeras veces, en compañía de una persona que sepa nadar y algunos accesorios que faciliten flotar.

3 Aprender a respirar

Es fundamental dominar la técnica de inhalar fuera del agua y exhalar una vez se esté dentro, ya que permite nadar con mayor libertad. Como ayuda, se puede recurrir a las pinzas nasales, las cuales permiten realizar el trabajo respiratorio por la boca, evitando así que entre agua por la nariz.

 

Fuente: Guía Fitness

Comments

comments

Compartir