Los rodillos de espuma son muy buenas herramientas para mejorar el rango de movimiento antes de un entrenamiento, y también ayudan a aliviar el dolor como parte del enfriamiento después del ejercicio.

Estos vienen en diferentes densidades, pero lo mejor es elegir los que son de baja densidad si eres un principiante o si te estás rehabilitando y debes trabajar lentamente para aumentar el flujo de sangre hacia el área lesionada. Los rodillos de densidad media normalmente tienen líneas elevadas para permitir que más oxígeno y sangre lleguen al área que estás ejercitando; y los de alta densidad están hechos para atletas más avanzados.

Te recomendamos: 4 consejos para prevenir una sobrecarga muscular al correr

Por ello, aquí te mencionamos tres maneras de entrenar con rodillo de espuma, cortesía del Consejo Americano del Ejercicio:

1. Rutina para músculos isquiotibiales

Coloca el rodillo debajo de las piernas, justo encima de la parte posterior de las rodillas. Presiona tus manos contra el piso para levantar tu trasero del suelo y gira lentamente hacia adelante y hacia atrás a lo largo de tus muslos.

2. Rutina para músculos de pantorrilla

Para los músculos de la pantorrilla, eleva tus pantorrillas, coloca el rodillo por debajo de la zona posterior de las rodillas y rueda justo hasta donde comienzan los tobillos y de regreso.

3. Rutina para cuádriceps

Para fortalecer tus cuádriceps, gira sobre tu estómago y coloca el rodillo debajo de tus muslos. Apóyate sobre los codos antes de rodar hacia adelante y hacia atrás.

Recuerda que la técnica para usar un rodillo de espuma es bastante sencilla. Solo debes colocar el rodillo directamente debajo del músculo o área que deseas alcanzar y girar suavemente hacia adelante y hacia atrás. Eso sí, siempre ten cuidado de no rodar sobre las articulaciones.

Asimismo, si sientes un nudo o un punto de gatillo detente cuando ruedes sobre alguno de estos y presiona el rodillo durante 20 a 30 segundos para ayudar a romperlo. Ten en cuenta que no debes sentir ningún dolor al rodar, pues podría ser signo de una lesión que requerirá atención médica.

 

Fuente: Health Day News

Comments

comments

Compartir