Correr es una actividad que ofrece múltiples beneficios en diversos apartados de la salud. Sin embargo, se debe tener cuidado de tomar algunas precauciones, ya que de no tomarlas, aumenta el riesgo de lesión.

Este riesgo es aún más latente en corredores que recién inician con un entrenamiento frecuente, en especial si no cuentan con el asesoramiento de un entrenador personal.

Te recomendamos: 5 tips para correr sin agotarse demasiado pronto

¿Cómo reducir el riesgo? La mayoría de las lesiones en corredores principiantes se pueden evitar tomando en cuenta factores como los siguientes:

1 Tomar en cuenta el tipo de terreno

Ya sea que se corra en pista, montaña, asfalto o en una caminadora, un corredor debe aprender a diferenciar las recomendaciones para cada tipo de terreno. Cada superficie tiene sus pros y contras.

Correr en pista suele ser más suave, pero se debe intentar cambiar de dirección cada tres vueltas y evitar correr en los carriles internos, ya que las curvas más cerradas pueden llegar a dañar las articulaciones.

La montaña es útil para trabajar la fuerza, pero sus condiciones imprevisibles y suelo disparejo pueden causar torceduras de tobillo o de rodilla.

Los caminos de asfalto son de los terrenos más duros que hay. Aunque los caminos de terracería son más suaves, correr con frecuencia en pendientes puede provocar lesiones de rótula. Las caminadoras son otra alternativa amable.

¿La mejor opción? Combinar los tipos de superficies y correr en las más suaves con mayor frecuencia.

2 Vida útil del calzado

Los expertos recomiendan renovar los tenis para correr cada 800 km, o cada 6 meses, incluso si aún no se ven desgastados.

Los zapatos deben quedar bien, pero no demasiado apretados. De preferencia, se deben comprar unos tenis medio número más grande. Es recomendable no usar calcetines de algodón.

3 Escuchar al cuerpo

Se debe parar antes de sentirse cansado. Los expertos recomiendan hacer pausas de recuperación caminando. Esto ayudará a correr por más tiempo que si continuamos, y puede evitar dolores al reducir estrés en el cuerpo.

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir