Debido al auge que la práctica deportiva ha experimentado durante los últimos años, no es de extrañar que actualmente existan más diversos e innovadores tipos de actividades físicas. Y el aquagym es una de ellas.

Como su nombre ya lo sugiere, el aquagym es básicamente realizar ejercicio en el agua. Se trata de un entrenamiento completo, suave, fácil de realizar y con grandes beneficios, motivos que explican su creciente popularidad.

Te recomendamos: ¿Cuáles son los beneficios de practicar aquabike?

Sin embargo, varias personas que cuentan con experiencia en otros deportes y se apuntan a estas clases suelen durar poco tiempo en ellas, debido principalmente al aburrimiento. Y esto no significa que el aquagym por sí mismo sea aburrido, sino que está dirigido a una clase de público en particular. El público objetivo al que va dirigida esta práctica deportiva son:

-Personas que recién comienzan a interesarse por el deporte y la actividad física.

-Personas que buscan hacer cambios en su estilo de vida para alejarse poco a poco del sedentarismo.

-Personas mayores.

-Deportistas que se están recuperando de una lesión muscular.

Como toda actividad física, el aquagym ofrece un amplio abanico de beneficios, entre los que destacan:

1 Permite trabajar diversos grupos musculares

En el agua, el cuerpo pesa apenas una sexta parte de lo que pesa estando sobre tierra, lo cual permite que los movimientos sean más fáciles de hacer. Además, la resistencia que ejerce el agua ayuda a que los músculos trabajen de forma más intensa.

Los movimientos permiten trabajar todos y cada uno de los músculos, ayudando a adelgazar la cintura, tonificar el pecho y los glúteos, fortalecer la espalda y los abdominales, tonificar los brazos y los hombros, etc. Se calcula que una clase de 30 minutos permite quemar cerca de 600 calorías.

2 Mejora la salud

Además de fortalecer los músculos, fomenta la flexibilidad en articulaciones, permite aumentar el ritmo cardíaco y mejora el tono de nuestra respiración. Asimismo, se considera una actividad no traumática, es decir, tiene un riesgo de lesión casi nulo.

3 Cuida la salud mental

El agua tiene un efecto calmante, lo cual, combinado con los beneficios propios de la actividad física, favorece la liberación de endorfinas (la hormona de la felicidad), reduce el estrés y la ansiedad.

 

Fuente: Sportadictos

Comments

comments

Compartir