Practicar ciclismo es una de las formas más fáciles que existen para hacer ejercicio, además de ser una de las más disfrutables y que más ayudan a reducir el estrés.

Por si fuera poco, este deporte ofrece una gran serie de beneficios para la salud de las personas que lo practican. Algunos de las principales son:

1 Mejora el tono muscular.- Su práctica constante ayuda a esculpir, tonificar, y reafirmar los músculos de la parte inferior del cuerpo, incluyendo los muslos, pantorrillas, cuádriceps y glúteos. Asimismo, favorece a la parte lumbar, abdominal, pectorales, hombros y espalda.

2 Mejora la circulación.- Debido al esfuerzo físico que provoca, nuestro riego sanguíneo se activa positivamente.

3 Fortalece el corazón.- Estimula y mejora nuestra salud cardíaca, reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

4 Quema grasa.- Es una de las mejores opciones para bajar o mantener un peso saludable, ya que aumenta el ritmo metabólico, desarrolla los músculos y quema la grasa corporal que nos sobra.

5 Reduce los niveles de colesterol.- Está comprobando que andar en bici reduce nuestros niveles de colesterol LDL (también conocido como colesterol ‘malo’).

Te recomendamos: La mejor forma de entrenar para ciclistas

6 Fortalece el sistema inmunológico.- Su práctica facilita que nuestro cuerpo segregue sustancias químicas que producen sensación de bienestar y mejoran tu estado de ánimo. También favorece la creación de fagocitos, encargados de eliminar bacterias y células cancerígenas.

7 Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer y diabetes.- Su práctica regular reduce el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, como el de colon, próstata, páncreas y de mama. Además, disminuye cerca de un 40% las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

8 Mejor la oxigenación del cerebro.

9 Mejora la coordinación.- Favorece y mejora nuestro equilibrio corporal, así como el de los movimientos que requieren coordinación.

10 Ayuda a evitar lesiones óseas.- Fortalece los huesos, lo que ayuda a evitar lesiones o fracturas óseas. Su práctica es recomendable para personas con osteoartritis, ya que las articulaciones no sufren porque es un ejercicio de bajo impacto.

11 Ayuda a la reducción de la celulitis.

12 Aumenta nuestra capacidad pulmonar.

 

Fuentes: Guía Fitness, El Blog de la salud, Zermatt Bike Center

Comments

comments

Compartir